lunes, 28 de mayo de 2012

132, Molotov, "los jóvenes" y otras cosas en un texto sin pies ni cabeza

Me encantaría tener 20 años. Y no me refiero a las cosas que corregiría de cómo los viví allá por 2003-2004 (por ejemplo, aprovechar mejor el hecho de que pesaba 50 kilos y que podía ponerme lo que yo quisiera, no dejarme pisotear por los hombres, viajar más aunque fuera sola, hacerme un buen corte de pelo, convertirme en artista-visual-tomadora-de-pelo), sino a que me gustaría tener 20 ahorita, en 2012, ser estudiante y estar metida de verdad en lo de #YoSoy132.

Nunca he sido muy activista, pero tampoco he sido agachona. En la secundaria intentaba (infructuosamente) organizar a mis compañeritos para no dejarnos de las ocurrencias ultrapendejas de los maestros. Por ejemplo, la vez que en pleno mes de mayo, el más caluroso en la Ciudad de México, tuvieron la brillante idea de obligarnos a usar la chamarra de deportes durante todo el día, porque de otro modo ya no estábamos usando el "uniforme completo" (aunque debajo trajéramos la camisa reglamentaria y el chaleco reglamentario y el conformismo reglamentario). Nadie me secundó cuando le dije al subdirector-cara-de-guarura que su nueva regla era inhumana y que no tenía ningún sentido.

En la prepa intenté (infructuosamente) ser parte de la huelga del 99, pero era sólo para la clase dominante: los chairos que vivían en el sur, las chicas que vestían Inditex sin que se les notara y que nunca tenían frío y mucho menos celulitis. Y en la universidad se me rompió el corazón al darme cuenta de que la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales no era rijosa ni guerrillera ni contestataria: todos eran una bola de pazguatos y los de los "movimientos" nomás tenían ocupado un salón en el que hacían su agosto sacando copias (¡VIVA LA REVOLUCIÓN!). Me acuerdo, por ejemplo, que cuando fue el mitin en el Zócalo el día del desafuero de López Obrador, NADIE faltó a clases, y a mí casi me reprueban en no sé qué materia pendeja porque CÓMO que había faltado ese día, si TODOS habían ido. Allá con el Peje fuimos a lo mucho siete pelados, y yo la única de Comunicación.

No ayudó estar en la pinche FCPyS, pero siento que mi generación entera es muy pazguata. ¿Qué hicimos? ¿Votar por Fox? Pffff. ¿Y LUEGO POR CALDERÓN? ¿Cómo alguien menor de 80 años pudo votar por Calderón? Bueno, ¿y los demás? ¿Ir al plantón del Peje? Pues sí, me acuerdo bien de que había unas chicas muy guapas contestando con besos y sonrisas las mentadas de madre de los automovilistas babosos. Estuvo chido, pero eran como seis personas.

Hace rato me acordé de una teoría que tenía en los noventa: la pazguatez de mi generación se debía a Molotov. ¿PERO CÓMO? ¡Si cantan la del "Gimme the Power" y te conminan a que no te haga bobo Jacobo! Pues sí, por eso. Yo pensaba que al poner al alcance de todos una protesta light, la gente ya se sentía moralmente satisfecha, como que que ya estaban quejándose y diciendo lo que pensaban y rebelándose contra la opresión del gobierno y de los medios pero ponle a Telehit porque ya mero empieza El Calabozo.

¿O es mi imaginación? O sea, no creo que sea culpa de esos güeyes, así de Tito y Micky y Paco y Randy recibiendo dinero de Televisa y del gobierno y pensando "Muahahahahahaha, con nuestras letras distraeremos los ánimos contestatarios de las juventudes del nuevo milenio". Para nada, su música está chingona, además hablo de Molotov como momento mediático, porque también había otros grupos por el estilo y ocurrió lo que Cucamonga llama la "chidización" de la tele, cuando ya se podían decir groserías y el "güey" dejó de escandalizar a las mamás. Pero es que me acuerdo de la secundaria: mis compañeritos se sentían ULTRA MALOTES porque tenían el ¿Dónde jugarán las niñas? y lo amaban y se sabían las rolas y unos hasta las covereaban. Corte a: me meto a su Facebook y van a votar por el PRI. Noooo, ps así cómo, ¡me los hizo bobos Jacobo!

Dicen que la de ahorita es la "Generación Zoé", pero creo que justo porque en la música (que está bien feíta, la verdad) no viene nada "revolucionario", los "jóvenes", que tiene chorros de tiempo libre para manifestarse y quejarse y fumar mota bien a gusto, le buscan por otro lado. Y afortunadamente pasó lo de la Ibero y etcétera.

En una semana se estrena Gimme the Power, el rockumental de Olallo Rubio sobre Molotov. Nada de mi teoría aparece en la película, al contrario, los pone como parte de una ruptura en la que se abrió la libertad de expresión. Y, lo más importante, le tira bien cabrón al PRI. Está buena, vayan a verla, sobre todo si están en su crisis de los 30 y andan nostálgicos de los noventa. Pero luego vayan a alguna cosa de #YoSoy132 y comparen y diviértanse y por favor no se les olvide no votar por el PRI.









23 comentarios:

  1. Bienvenida a la crisis de los 30, y siguiendo tu consejo espero ir el miércoles a las islas de Ciudad Univesritaria y apoyar aunque sea con gritos al movimiento #YoSoy132

    ResponderEliminar
  2. Re interesante tu teoría, no lo había pensado así.

    Eso de la generación Zoé se me hace una jalada, digo, aún hay bandas con ese grito revolucionario, locales y quizá hasta fantoches y faroleras, pero sí existen.

    Me acuerdo, cuando Molotov; yo iba en primaria (madres) y los escuchaba a escondidas, cuando veía que mi jefa se acercaba, cambiaba en chinga el canal. Pero nunca le agarré el pedo a las letras, hasta la prepa...nel, hasta la uni que me hice requejoso y cuasi revolucionario.

    Regreso a la teoría; cierto, cantan y sienten que ya se quejaron. Así pasó rapidito con Calle 13 ¿no? Sin embargo, creo que hace falta 'esa' banda que musicalice la revolución.

    Porque mi estimada (y amada en secreto) Plaqueta, la revolución no se televisará.

    ResponderEliminar
  3. Hahaha las ocurrencias de la anexa siempre fomentando la individualidad

    ResponderEliminar
  4. No Tamara, la diferencia es que la "generación Zoe" creció escuchando a todo menos a esos señores.

    TODA la generación nacida en los 90's presenció la new wave del rocksteady y el ska (e incluso el happy punk)

    Por lo cual la idea de ser 'rebelde' o de manifestarse, ya no era exclusiva de los rojos y de los estudiantes de FCPyS. Era algo común para toda la juventud, sin importar sus preferencias políticas.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá que tu insomnio te moleste miles de veces más, porque blog como el tuyo NO PINCHES EXISTE.
    Ronrrrroneos.

    ResponderEliminar
  6. Hola. Procura vivir de tal modo que cuando tengas 40 no te arrepientas de lo que no hiciste ahora.

    ResponderEliminar
  7. Al otro día de la marcha #YoSoy132 tuve mi crisis de los 30. Apenas tengo 31 pero no me había dado cuenta de que pertenezco a otra rodada, que hay un montón de cosas que me alejan de los "nuevos jóvenes" antes y ahora. Y sí: también quisiera volver a tener 20 años y vivir estos tiempo y el movimiento desde su posición.
    Platicando con algunos coetáneos coincidimos en que nuestra generación se distingue por pazguata, ñoña o sosa (salvo sus contadas excepciones).
    No es que ahora estén mucho mejor, (lo de Molotov no se me había ocurrido y no me parece tan descabellado) pero creo que tienen la "ventaja" de la distancia y en cierta forma el olvido.

    ResponderEliminar
  8. que chingón que estás de regreso

    ResponderEliminar
  9. Ora verás:
    Yo tengo 20 años exactitos, no soy de FCPyS sino de FFyL que sí es guerrillera (pero tantito, ni creas que mucho). Molotov me tocó muy a destiempo porque jamás les agarré la onda, Zoé me caga la madre pero bueeh... yo tampoco he sido ni agachona ni activista (sólo he ido a una marcha pro-Peje hace unos 4 o 5 años cuando iba en la prepa, es que el sol es como mi kriptonita), pero sí me intereso y leo y veo los debates y se me pone la carne de gallina cuando veo a los jóvenes manifestándose y me voy a trepar por las paredes si queda EPN como presidente (con o sin robo de elecciones).

    Hace mucho que te leo, años ya, el tiempo vuela, por ti abrí mi 1er blog (que luego borré, meh). No dejes de escribir nunca. Gracias por la escritura crítica y vaciladora.

    Abrazos y besos cursis

    ResponderEliminar
  10. Creo que nos compramos de a gratis la idea de que no podíamos hacer ningún cambio. Y vienen a demostrarnos que si se podía. Con justa razón nos da crisis a los 30 ( y a algunas nos empieza a los 28).

    ResponderEliminar
  11. Si tienes el espìritu HAZLO y mètete de lleno en esto, puedes hacerlo de muchas formas y no sòlo lo escribas en tono de arrepentimiento.

    ResponderEliminar
  12. Primera vez en tu blog, y ya siento que te amo jaja muy chido

    ResponderEliminar
  13. Feliz crisis. Yo ya estoy entrando, y eso que soy un poco más chico que tú.
    Lo malo que pa cuando protestan acá en mi rancho debo trabajarsss. Sí, soy un maldito oficinista zombie, snif.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. me gusta tu teoría, no lo había visto así, pero también me quejaba de como escuchar su música no representaba ninguna verdura acción que sirviera de algo. Que en realidad había que armar un desma, no solo escucharlo.

    ResponderEliminar
  15. Lo que se te escapa es el factor redes sociales, ni más ni menos, no es que callaran las voz, es que no podía unir sus voces.

    ResponderEliminar
  16. ¿Mi generación es la Zoé?¿Por qué me tiene que tocar todo lo jodido?

    Ando en los DF's (por chamba por parte de la escuela) y me tocó ver pasar la marcha camino a casa... en la que me metí por cinco minutos... hasta que llegamos a Balderas.

    De cualquier forma, la verdadera voz se hará notar el 1ro de Julio, espero que REALMENTE lo que se demanda, se haga visible en las urnas (ya que, por ahora, es la única solución que hay) espero poder regresar a mi ranchito en esos días y hacer lo propio.

    See you soon, Plaquetilla.

    ResponderEliminar
  17. ¡Tamara!, tú siempre te pusiste lo que quisiste.
    Estaba viendo la tele hace rato y salió una mujer parecidísima a ti micrófono en mano chinos despeinados, blancura nuclear, en una manifestación del 132, ¿eras tú?

    Después de leer tu post, te extrañé y te iba a escribir una carta para decirlo pero creo que lo leerás más rápido acá.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ahaha yo soy generación Molotov, iba en la secundaria y en efecto, ya con escuchar a Molotov y a Plastilina Mosh nos sentiamos bien malos y rebeldes; cuando la huelga de la UNAM del 99 yo iba en una bachilleres, así que me valía madres la UNAM y todo! Ahora, a mis cuasi 29 también me emociono con lo del #Yosoy132 :)

    ResponderEliminar
  19. Tienes razón, en la FCPyS están bien pazguatos, no se si sea la edad, pero son activistas de escritorio, en SUA, donde la mayorÍa le andamos pegando a los 30, estamos armando cada semana mesas de discusión y si se junta gente y estamos yendo a las marchas y documentando todo lo sucedido. Pero en general si está baja nuestra participación a como se esperaría. Por cierto en la Anexa yo era super hater de Molotov y Plastilina Mosh que eran como los de moda en esa época, ahora ya hasta compré el ¿donde jugaran las niñas? por nostalgia y me gustó jeje.

    ResponderEliminar
  20. Cuán aguda. En verdad es como dices, se sienten satisfechos por cantar esas rolas tan terribles. Creo que pasa exactamente lo mismo con las megamarchas. "AHUEVO, somos un chingo, aquí estoy participando", y luego ya, se van a sus casas muy satisfechos.

    Por supuesto no cambia nada, las marchas y más si son mega están totalmente obsoletas.

    Marchar es de pazguatos. Ora que dejar de hacer comercio con los malos... eso sí les romperá su madre. Pero nos plantea un montón de problemas que no se resuelven tan así nomás.

    Tu amigo que te estima,

    Absort.

    ResponderEliminar
  21. Bueno.. después de los 30 te espero en la crisis de los 40... yo ya estaré en otra etapa! genial tu blog, y el anterior

    ResponderEliminar